Entradas Por :

Pedro Colmenárez

1024 576 Pedro Colmenárez

Un breve recetario esmeraldeño


Ceviche de concha 100% Esmeraldas (para 4)

1 k de conchas prietas vivas (deben ser por lo menos 4,5 centímetros en diámetro… no aceptes conchas más pequeñas, pues están en veda y consumirlas amenaza la subsistencia de la especie)
1 tomate pelado, picado y sin semillas
1 cebolla
culantro
chillangua
4 limones
sal al gusto
aceite de oliva

Encurte la cebolla cortada en finas rodajas en agua con sal por 5 a 10 minutos (o haz como las esmeraldeñas, córtalas en rodajas y pásalas debajo del agua por algunos segundos, apretando la mano para eliminar el fondo amargo y sepáralos en un recipiente, con un poco de sal). Parte la concha, aún viva, por la mitad y extrae la carne y la tinta (jugo) en un recipiente. Añade el zumo de limón, tomates, la chillangua y el cilantro picado y la cebolla encurtida. Sazona con sal y aceite de oliva al gusto.


Arroz marinero, estilo Atacames (para 6)

½ kilo de camarones
½ kilo de almejas
½ kilo de conchas prietas
½ kilo de calamar
4 tazas de caldo de pescado / mariscos
2 tomates pelados, picados y sin semillas
8 ajos majados
1 cebolla
1 pimentón
aceite con achiote
comino
hierbas picadas: albahaca, chirarán, chillangua, culantro
2 tazas de arroz
1 coco
cucharada de mantequilla
Sal
Pimienta

Raya la carne de medio coco y exprime con las manos hasta sacarle la leche. Cocina el refrito de tomate, cebolla, ajo y pimentón picado en aceite con achiote. Añade a este refrito comino, las hierbas picadas, sal y pimienta al gusto. Añade la leche de coco y cocina hasta que espese. Separa de la llama. Abre la mitad de las almejas y conchas prietas. Sálalas, rocíales con aceite, zumo de limón y chillangua o culantro picado y ásalas por 10 minutos, (o también puedes colócalas en el horno a 150 grados por 10 minutos). Corta el calamar en medallones y colócalos, con los camarones desvenados, en el refrito y mezcla a fuego lento durante 5 minutos. En una olla grande, derrite aceite y mantequilla, añade sal al gusto y añade las dos tazas de arroz crudo, revolviendo hasta que el arroz quede “lubricado” (30 segundos). Añade 2 tazas de caldo de pescado (o agua) y cocina hasta que se reduzca, cuidando que no se queme el arroz ni que se cocine del todo. Mezcla este arroz con el refrito, camarones, cochas y almejas restantes (que no asaste o horneaste) y calamares, mezclando para que el refrito se esparza equitativamente. Añade otra taza de caldo de pescado hasta que el arroz esté listo (si sigue duro el arroz, añade más caldo). Servir sobre una gran bandeja decorando el plato con las conchas y almejas asadas/horneadas.


El encocao de pesca’o

1 coco
1 kilo de pescado blanco
1 cebolla
1 tomate
1 pimentón verde
6 ajos majados
cerveza
aceite vegetal con achiote
media taza de hierbas picadas: chirarán, chillangua y cilantro picado

Parte un coco maduro por la mitad con un machete y ralla la carne del coco. Exprime con las manos la ralladura del coco deja esta leche aparte. Cocina, en aceite vegetal con achiote, la cebolla, ajo, tomate y pimentón verde picados, hasta que el refrito se espese. Añade chillangua, chirarán y cilantro picado con ¼ de taza de cerveza, y añade sal y pimienta al gusto. Cocina hasta que se vuelva a espesar la salsa. Aparta un poco del refrito y coloca el pescado en el sarten hasta que se embarre del refrito restante; cuidar que el pescado solo se dore por fuera y no se cocine por dentro. Aparta el pescado de la hornilla. Cocina el refrito que apartaste en la leche de coco durante 10 minutos a fuego lento hasta que espese y luego agrégele al pescado y cocina durante 10 minutos más a fuego lento hasta que la salsa de coco se impregne en la carne.


El ceviche de camarón de Margarita

1 kilo de camarón
2 tomates
1 cebolla
culantro
2 naranjas agrias
4 limones sutiles
Sal al gusto
Aceite de oliva

Encurte la cebolla en un recipiente con agua por 5 a 10 minutos. Pela, desvena y limpia los camarones y colócalos durante no más de dos minutos en una olla de agua hirviendo, separada de la llama, hasta que luzcan anaranjados/rosados. Cierne los camarones pero no pierdas el agua. Coloca los camarones en un recipiente en la refrigeradora. Exprime las naranjas y limones en un recipiente y añade media taza del jugo de camarón. Añade la cebolla encurtida y las hierbas picadas. Pela los tomates y con el tenedor, machuca el tomate con sal y pimienta. Cuando los camarones estén fríos, junta todo y añade sal y aceite de oliva al gusto.

1024 576 Pedro Colmenárez

Ingredientes únicos

Frutos de mangle, de río y de mar

Esmeraldas es conocida por sus mariscos, y algunos de ellos son muy específicos y revelan una identidad a toda la provincia. Familiarízate con estos ingredientes insignes que hacen tan especial a la comida esmeraldeña…

La mesa esmeraldeña

Green 9 es el lugar ideal para conocer estas delicias, pero no solo podrás disfrutar de excelentes platos locales (y pizzas) en nuestro restaurante TikiHouse, podrás incluso contratar a una cocinera esmeraldeña para que, con toda la sazón de casa, te regodee con sus talentos culinarios o, ¿por qué no?, aventurarte tu mismo a incursionar en este fabuloso mundo de la gastronomía costera. No dejes de leer nuestros artículos, en los cuales compartiremos algunas recetas, algunas historias y otras razones para apasionarte de la cultura culinaria de Esmeraldas.

La concha prieta

Cosechadas en los manglares que dominan las costas esmeraldeñas, son pequeñas conchas negras con un sabor único, indispensables al momento de preparar el ceviche de conchas, uno de los platos más importantes del menú ecuatoriano… Son un emblema de los ecosistemas mangleros de la provincia y quienes los cosechan crean una comunión muy especial con su entorno de manglar, el cual protegen y, en estos tiempos de deforestación, por el cual han creado interesantes proyectos comunitarios para salvaguardar su ejercicio “conchero” para las generaciones futuras.

El cangrejo azul

Un crustáceo único, preciosamente azul con tentáculos rojos y una pata gorda amarilla. En ciertos parajes de la provincia, como Vuelta Larga de Rioverde, los engordan a base de yuca, maíz e incluso coco… lo que les da un sabor inigualable.

Pateburro

Un caracol de agua salobre muy común en encocaos y ceviches a través de la provincia, pero que muchos forasteros consideran exótico…

Los camarones

Esmeraldas es tierra camaronera. Cientos de camaroneras se esparcen por la costanera. Sin embargo, pescadores artesanales aún recogen minchilla, deliciosos camarones de río que de vez en cuando podrás tener la oportunidad de probar en los pueblitos pesqueros.

Hierbas únicas

En la cocina esmeraldeña dominan varias especias y hierbas, incluyendo la albahaca, la hierba luisa, el culantro y dos hierbas singulares llamadas chillangua y chirarán que provienen de sus tupidos bosques y montes.

El coco

El coco es uno de los ingredientes infaltables de la cocina esmeraldeña. Podemos decir, incluso, que sabes que estás en Esmeraldas cuando todo te sabe a coco. Coco con ajillos, coco en batido, coco en el coctél, coco en el postre, coco en los mariscos… Podrías pensar que es exagerado, pero ciertamente entenderás el por qué luego de degustarlo. ¡Es adictivo!

1024 576 Pedro Colmenárez

Flora y fauna, naturaleza sin fin

Entre tanta diversidad, Esmeraldas se está convirtiendo en un verdadero destino natural de competencia en el mundo del turismo ecológico. ¡Descubre sus maravillas!

Los bosques

Los manglares son quizás los más emblemáticos de la provincia. Esmeraldas también es hogar del llamado manglar más alto del mundo, el Majagual, una visita fascinante a dos horas de Green 9.
Los bosques secos tropicales cuentan con asombrosos árboles de madera fina, incluyendo estoicos guayacanes, mientras que los bosques húmedos, propios de la región del Chocó, cubren inmensos trayectos con su manto verde. Puedes incursionar en sus orillas a través de visitas fluviales y quedar absorto frente a su magnificencia. El recinto de Playa de Oro, sobre el río Santiago, es un paraje codiciado por pajareros del mundo entero, por sus bosques llenos de especies difíciles de hallar.

Palmas y palmeras

Existe una gran diversidad de palmas nativas, cuyas hojas son utilizadas para realizar artesanías, como en el caso de las culturas chachis y éperas que comercializan todo tipo de productos hechos de este material. Los puedes visitar en el río Cayapas desde Borbón (un viaje de 2 horas y media en auto y otra hora en lancha desde Green 9). La tagua es semilla de otra especie de palma, aquel fabuloso marfil vegetal que se extraía de bosques esmeraldeños para hacer botones en Europa. Por supuesto, está, también, la ubicua palmera de coco: emblemática y escultural, orilla la costa con sus frondosas copas y es madre de los cocos que tanta delicia brindan a los platos de la provincia.

Las ballenas

En julio y agosto las colosales Ballenas Jorobadas atraviesan el gran océano del Pacífico desde Oceanía para reproducirse en las cálidas aguas de la costa ecuatoriana, el momento ideal para verlas saltar.

Las aves

Esmeraldas es una de las provincias más ricas en cuanto a diversidad de aves, con ocho Areas Importantes para Aves (o IBAS, Important Bird Areas), donde se encuentran especies únicas tanto marinas como de bosque tropical. Distintos hábitats, como hábitats de manglar, bosque seco tropical, bosque húmedo tropical y las playas son un gran atractivo entre pajareros del mundo entero.

Los monos aulladores y demás mamíferos

Existen varios lugares de visita donde se han registrado monos aulladores. Otros mamíferos emblemáticos incluyen osos hormigueros, saínos y felinos selváticos como tigrillos y el sagrado jaguar, una criatura furtiva que merodea en las profundidades.

1024 576 Pedro Colmenárez

Deportes de aventura en Esmeraldas

Aventuras para todos los gustos

Esmeraldas nunca defrauda. Parece haber sido creada para satisfacer el espíritu de aventura de cada quien desembarque en sus orillas. Descubre cuevas escondidas por la marea alta o cascadas ocultas entre las lianas, ríos que se pierden en un mar de manglares e islas solitarias y desiertas donde tus pasos se sentirán como los primeros. Aventúrate a conocer esta fabulosa provincia en toda su grandeza y esplendor.

Ciclismo

Una de las mejores rutas de bicicleta de toda la costa ecuatoriana parte, precisamente, desde Green 9, en dirección a la muy especial Punta Galera, un desvío escénico que recorre 55 kilómetros de subidas y bajadas sobre la cordillera litoral, avanzando hasta la orilla misma del mar, con varias escalas en pintorescos pueblos pesqueros que te invitarán a explorar, comer delicioso y conocer la vida local. Puedes visitar varias interesantes playas, preciosos miradores y llegar hasta Muisne para visitar sus manglares y recorrer la solitaria y muy especial isla Bonita.

Trotar en la playa

La extensa playa de Same es un excelente espacio para ejercitar los músculos temprano en la mañana o en el fucsia del atardecer… Nuestras carpas con asistencia personal están ubicadas en plena playa por si requieras algo (piensa también en yoga, meditación u otros ejercicios matutinos o vespertinos recibiendo la sagrada brisa del mar sobre el cuerpo).

Tenis

Aprovecha las canchas de tenis bien mantenidas de Green 9, abierto de 7h00 a 17h00, con un costo de 8 dólares la hora.

Golf

Green 9, como su nombre sugiere, ofrece acceso a una excelente cancha de golf de nueve hoyos que espera a principiantes y expertos por igual.

Tarifas: 40 USD / persona todo el día
Equipo de golf: 15 USD / día
Carrito de golf: 30 USD / día
Clases de golf: 15 USD / persona

Caminatas y Senderismo

Visita los manglares más altos del mundo o conoce un hueco en la tierra que emana gas natural. Caminatas hacia hermosas cascadas de “monte adentro” o fabulosos descensos en medio de junglas tropicales, como la que te lleva a la mágica playa de Caimito…

Surfing

Mompiche es uno de los mejores destinos en el país para aprender a “surfear”. Puedes tomar clases introductorias, e incluso comprar tablas hechas por los lugareños. A menos de una hora de Green 9, inicia tu aventura surfera y conoce una de las mejores olas del país.

1024 576 Pedro Colmenárez

Culturas esmeraldeñas

Un crisol de diversidad cultural

Esmeraldas está conformado por varios grupos nativos que se consideran étnicamente distintos entre sí, que cuentan con sus propios idiomas y viven en parajes alejados. Puedes visitarlos y conocer su fabulosa historia y cultura a las orillas de los ríos Chumundé, Bogotá, Cayapas y Santiago.

Los awá

Una cultura asentada en la región más norteña del país (su población en la vecina Colombia es mayor) que cuenta con algunos rudimentarios programas de turismo comunitario sobre el río Bogotá, en la Reserva Bioantropológica Awá.

Los éperas

Mayormente oriundos de la vecina Colombia, uno de los únicos lugares en Ecuador para conocerlos es el pequeño poblado ribereño de Santa Rosa, sobre el río Cayapas, donde cuentan con una escuela comunitaria que imparte su idioma a sus pequeños, y donde las familias venden artesanías.

Los chachis

El grupo nativo más presente de la provincia son los chachis, antiguamente conocidos como “cayapas”, que cuentan con una importante producción artesanal y varios puntos en varios ríos donde ofrecen visitas culturales y turísticas, como en Pichiyacu Grande, Canandé o Medianía. Estas visitas se encuentran a unas 3-4 horas de Green 9.

Comunidad afro

El arraigo de los afro-ecuatorianos en Esmeraldas es profundo. Su presencia, históricamente y culturalmente, ha transformado la esencia de la provincia, a través de una sazón única, una poesía y literatura muy representativas, y la fabulosa música y baile de la marimba, entre varias otras manifestaciones, que llenan de fascinación y ensueño a quienes se aventuran a descubrir su fantástico legado en nuestro país. Puedes visitar lugares como Borbón, donde vive el reconocido marimbero Papá Roncón, e incluso internarte río adentro hacia Playa de Oro o San Miguel, donde grupos de arrullos y marimba amenizan las veladas con su talento.

1024 576 Pedro Colmenárez

Esmeraldas: Verde como el verde

Las delicias del verde, un atractivo insigne de la provincia de Esmeraldas, a tus ordenes en Green 9

Esmeraldas: Verde como el verde

El plátano verde entrevé un gran misterio. ¿Estuvo aquí antes de que llegaran los españoles o no? Muchos dirían que no… que los españoles lo trajeron, con la banana, o guineo, proveniente del continente africano. Pero es, sin embargo, un misterio por varias razones.

Primero, ¿por qué son tan adeptos los cocineros de las provincias de Esmeraldas y Manabí a utilizar este ingrediente? No es cualquier uso tampoco. Los esmeraldeños, como los manabitas, manipulan el verde de mil maneras. Es verdad que ha habido tiempo suficiente como para perfeccionar el arte de cocinar con el verde desde la Conquista –500 años no pasan en vano– pero, aun así, cuando uno se da cuenta de lo indispensable que es para la gastronomía de la provincia el verde, uno puede imaginar que quizás ya había estado, desde siempre, en nuestras tierras. ¿Cómo llegó? ¡Esa es otra pregunta…!

El verde es, como lo decimos arriba, fundamental al momento de cocinar en Esmeraldas. Pocos son los platos que no incluyen verde. Es el acompañante indispensable, y en muchos casos, entra también en la preparación del plato fuerte.

Están, por supuesto, los patacones, que no son sólo de Esmeraldas, sino de toda la América tropical. Pero también están las empanadas de verde, que son, por otro lado, muy ecuatorianas. De lo que sabemos, nadie más las prepara. Se maja el plátano hasta que tenga la consistencia de una masa cruda para pie, logrando así moldear como uno quiera la empanada. Están los tapaos, una antigua preparación en cacerola con verde y pescado, que se tapa con una hoja para retener el calor y los sabores mientras se cuece el plato (por ende el nombre). Y está, por supuesto, el chifle, el famoso “chip” de plátano, que acompaña tan deliciosamente a los ceviches.

En pocas palabras, el verde está en todas partes …

Bala o bolón

El bolón es bien conocido por todos… pero ¿alguna vez te presentaron una bala (no la que está en las pistolas, sino la que se come)? En Esmeraldas, es toda una cuestión existencial entre la bala y el bolón… ¿por cuál te irías tú?

La bala es un bolón suave, sin grumos, con queso y puede ser frita, aunque muchas veces no lo es… Cocinarlo requiere de más paciencia que un bolón, por supuesto: más tiempo majando, aplastando, asegurándose de llegar a una consistencia homogénea. Claro, suponemos que al bolón lo inventaron primero… y que el paladar más sofisticado lo procesó.

Existe incluso la “bala barbuda”, una bala de verde con carne mechada, que también se come en el desayuno, para agregarle proteína a la receta.

Es común comerla en las casas esmeraldeñas, aunque comedores y desayunaderos a través de la provincia también la sirven. Un lugar que es conocido por su bala de verde es El Enganche, ubicado en San Vicente de Rioverde, un poblado a poca distancia del pueblo de Palestina (a 1 hora de Green 9) que sirve la bala junto a un delicioso encocao de gallina. Pero sin tener que ir tan lejos, en Green 9 puedes intentarlo tú mismo, comprando los ingredientes. Podemos conseguir a una cocinera esmeraldeña que te muestre cómo prepararla… No es difícil… es simplemente cuestión de ver cómo se la hace.

¿La bala es como un bolón… pero más refinado?

Puede ser. Porque el bolón sigue teniendo ese sabor pícaro, ese cocinado rápido que para algunos sigue siendo “el chiste” al momento de prepararte rápidamente este bocado tan común de nuestra costa, especialmente para empezar el día con un buen café pasado.

¡En todo caso, no te puedes perder, en la playa de Tonchigüe, aledaña a Same, los kioskos que venden un delicioso bolón de camarón!

1024 576 Pedro Colmenárez

Manglares, lucha y belleza

No dejes de explorar el mundo del manglar. Te contamos sobre su importancia, interés y los mejores lugares para ir desde Green 9

¿Cómo surge el manglar?

Tal y como lo dijimos arriba… como puntas de lanza. Son algunas de las primeras plantas colonizadoras de las costas, sus “semillas” en forma de estacas que, al momento de ser arrojadas a la arena por la marea, se incrustan en ella. Así, van germinando, proliferando y terminan por cubrir un trecho desértico de playa con sus ramas, su follaje, y luego, todo un universo de flora y fauna.

El manglar es importantísimo bajo un punto de vista tanto ecológico como social, y la reducción de su ecosistema en las costas de Esmeraldas, ha impactado duramente a las comunidades. Muchas familias, por ejemplo, son “concheras”; es decir, sacan conchas del manglar para venderla a través del país. Sin el manglar, una milenaria tradición y fuente de sustento desaparecería, al igual que uno de los platos más emblemáticos del país: el ceviche de concha.

Como si reducir el hábitat de la concha no fuera poco, los concheros, para subsistir dada la deforestación, son obligados a cosechar (ilegalmente) conchas inmaduras para aumentar la venta. Estas conchas aún no han tenido la oportunidad de reproducirse, por lo que la actividad sostenida de conchar poco a poco va mermando generaciones tras generaciones de la especie, lo que podría terminar por exterminarla por completo. Por ello se ha creado una veda indefinida que pide a los concheros no cazar conchas que midan menos de 4,5 centímetros en diámetro.

Con la reducción de manglares, también desaparecen muchos peces, y dado que los peces, que llegan al manglar para alimentarse, tienen cada vez menos manglar para hacerlo, los pescadores son ahora obligados a ir cada vez más lejos para pescar, lo cual es peligroso y más caro para ellos.

Los manglares ya son mucho menos extensos de lo que eran antes. Y su paulatina desaparición es también un problema frente a los efectos del cambio climático, ya palpables por todo el mundo, pues también sirven para proteger zonas costeras ofreciendo amortiguamiento y contención de la marea y el oleaje.

Con esto dicho, cada vez que visitamos un manglar, estamos ayudando a las comunidades concheras, a las tradiciones ecuatorianas, a nuestra costa y sus habitantes y, de alguna forma u otra, al mundo. Eso es algo a tener en cuenta cuando planeas tu visita, porque los paseos en bote, en sí, son mágicos. A medida que te internas en estas pequeñas “Venecias” naturales, entras y sales de distintos brazos de agua, encontrándote con hermosas garzas, crustáceos y otras especies…

Dónde ir

Los paseos en manglar son, en especial, una de las fuentes turísticas más importantes para las comunidades costeras. Esmeraldas aún posee zonas mangleras importantes, incluyendo Piangapí, una pequeña comunidad ecoturística y reserva de manglar ubicada en plena ciudad de Esmeraldas (la única debidamente protegida dentro de los límites urbanos de una ciudad en Ecuador). La ciudad de Esmeraldas está a media hora de Green 9.

Quizás los manglares más conocidos (a menos de 1 hora de Green 9) son los de Muisne, en dirección a Mompiche. Aquí puedes visitar la comunidad de Bellavista para que los locales te muestren su entorno, donde puedes organizar que te cocinen una deliciosa comida marinera en el pueblo. Por otro lado, está también isla Bonita, un paseo que puedes alquilar en plena entrada del pueblo de Muisne, donde también se visitan manglares antes de llegar a la isla.

Más al sur, en la zona de Bolívar, Portete y Chamanga, aunque un poco más lejos, están también manglares extensos y la visita a la hermosa y desértica isla Júpiter, un trecho silencioso de palmeras que vale la pena conocer.

Finalmente, y quizás la visita de manglar más imponente de nuestro planeta, está Majagual. A unas 2 horas de Green 9 al norte, pasando el balneario de Las Peñas, esta hermosa reserva es hogar de los manglares más altos del mundo, ¡algunos midiendo más de cincuenta metros!

1024 576 Pedro Colmenárez

Esmeraldas: ¡parte de tu vida!

¡Todo lo hacemos para que te enamores de Esmeraldas tanto como nosotros!

Esmeraldas: ¡parte de tu vida!

Han pasado apenas un par de décadas desde que se trazaron las primeras carreteras hasta Esmeraldas, y desde ese entonces, visitar la provincia para pasar las vacaciones se ha convertido en parte importante de las vidas de quienes residen en la sierra norte y, en especial, en Quito.

Siempre fue un fabuloso destino. Con sus playas paradisiacas, palmerales, pequeños pueblos pesqueros y una infraestructura turística que poco a poco fue creciendo, haciendo que todos quieran tener su pequeño rincón en la playa.

Sigue siendo un lugar de mucha hermosura, pero poco hacemos para realmente aprovechar lo hermoso que es esta tierra de alegría, buena comida, hermosos paisajes y excelente música. Esmeraldas es una tierra bendecida por magníficas playas, es cierto, pero su naturaleza es mucho más que arena y mar. Preciosos bosques tropicales, bosques secos, manglares e islotes deshabitados, ríos bordeando una selva virgen que se puede contar entre las más biodiversas del mundo… Esmeraldas es especial.

Llegar a conocer mejor esta provincia llenará a quien se aventura de experiencias inolvidables. Desde ver una ballena saltando en el agua o pasar al lado de los hermosos Piqueros de Patas Azules, a visitar los manglares, navegar por los ríos, conocer las culturas que viven en ellos, recoger pulpos de las rocas, escuchar ensambles de marimba, comer langostinos recién pescados en salsa de coco y ajo, orillar playas solitarias, bajo la sombra de palmeras… Esmeraldas es mucho más de lo que a simple vista llama la atención. Y eso, para nosotros, es su más preciado tesoro.

¿Cómo hago?

Algunos de ustedes tienen quizás años visitando Esmeraldas. Algunos de nuestros lectores quizás nos visitan en Green 9 a menudo y muchos han hecho de visitar Esmeraldas parte de su calendario. Pero Esmeraldas puede llegar a ser aún más importante en la vida de quienes nos visitan. Puede llegar a realmente tener un impacto como destino. Estamos seguros de ello. Y algunos de ustedes, quizás se interesen en saber cómo. En todo caso, aquí en Green 9, es algo que nos interesa.

Lo primero es, sin duda, “pensar fuera del resort”. Hay que llegar a estas playas con un poco de curiosidad y con ganas de ver y hacer algo más que pasar echado en la arena. Las playas de Same, donde estamos ubicados, son hermosas. Las instalaciones de Green 9 ofrecen todas las comodidades del caso: su deliciosa piscina, su restaurante, canchas para recrearse… y siempre podrás hacer “eso”. Pero hacer de Esmeraldas tu destino, si acaso es algo que te interesa, también vale la pena explorar. Es algo, en todo caso, que uno va, poco a poco, fomentando.

Se podría empezar reservando un día de los 5 que uno pasa en la playa para explorar… Es una manera, claro, de conocerte a ti mismo. Quizás te darás cuenta que en realidad prefieres quedarte en la piscina (hay gente que ni siquiera va a la playa para estar en la playa). Pero también podría ocurrir que te pica el bichito de la aventura y quieras extender el tiempo que utilizas para visitar distintos rincones de la provincia. Y la provincia tiene de todo para fascinar.

A nosotros, en todo caso, nos interesa que te lleves algo más de esta hermosa provincia que sus bellos atardeceres, sus hermosos días de playa y el entorno relajado que encuentras en Green 9. Queremos que te apasiones de Esmeraldas como nosotros nos apasionamos de ella.

Su gente quiere que la visites y que la conozcas, que conozcas lo que les llena de orgullo de sus ensenadas, de sus mariscos, de sus pueblitos, cascadas, ríos y canciones. Y en este espacio vamos a ir ofreciendo motivos y opciones para que poco a poco llenes tus vacaciones de experiencias especiales que, creemos, cambiarán tú vida y la de los tuyos. ¡Haz Esmeraldas parte de tu vida desde Green 9!