Vida silvestre

1024 576 Pedro Colmenárez

Flora y fauna, naturaleza sin fin

Entre tanta diversidad, Esmeraldas se está convirtiendo en un verdadero destino natural de competencia en el mundo del turismo ecológico. ¡Descubre sus maravillas!

Los bosques

Los manglares son quizás los más emblemáticos de la provincia. Esmeraldas también es hogar del llamado manglar más alto del mundo, el Majagual, una visita fascinante a dos horas de Green 9.
Los bosques secos tropicales cuentan con asombrosos árboles de madera fina, incluyendo estoicos guayacanes, mientras que los bosques húmedos, propios de la región del Chocó, cubren inmensos trayectos con su manto verde. Puedes incursionar en sus orillas a través de visitas fluviales y quedar absorto frente a su magnificencia. El recinto de Playa de Oro, sobre el río Santiago, es un paraje codiciado por pajareros del mundo entero, por sus bosques llenos de especies difíciles de hallar.

Palmas y palmeras

Existe una gran diversidad de palmas nativas, cuyas hojas son utilizadas para realizar artesanías, como en el caso de las culturas chachis y éperas que comercializan todo tipo de productos hechos de este material. Los puedes visitar en el río Cayapas desde Borbón (un viaje de 2 horas y media en auto y otra hora en lancha desde Green 9). La tagua es semilla de otra especie de palma, aquel fabuloso marfil vegetal que se extraía de bosques esmeraldeños para hacer botones en Europa. Por supuesto, está, también, la ubicua palmera de coco: emblemática y escultural, orilla la costa con sus frondosas copas y es madre de los cocos que tanta delicia brindan a los platos de la provincia.

Las ballenas

En julio y agosto las colosales Ballenas Jorobadas atraviesan el gran océano del Pacífico desde Oceanía para reproducirse en las cálidas aguas de la costa ecuatoriana, el momento ideal para verlas saltar.

Las aves

Esmeraldas es una de las provincias más ricas en cuanto a diversidad de aves, con ocho Areas Importantes para Aves (o IBAS, Important Bird Areas), donde se encuentran especies únicas tanto marinas como de bosque tropical. Distintos hábitats, como hábitats de manglar, bosque seco tropical, bosque húmedo tropical y las playas son un gran atractivo entre pajareros del mundo entero.

Los monos aulladores y demás mamíferos

Existen varios lugares de visita donde se han registrado monos aulladores. Otros mamíferos emblemáticos incluyen osos hormigueros, saínos y felinos selváticos como tigrillos y el sagrado jaguar, una criatura furtiva que merodea en las profundidades.

1024 576 Pedro Colmenárez

Manglares, lucha y belleza

No dejes de explorar el mundo del manglar. Te contamos sobre su importancia, interés y los mejores lugares para ir desde Green 9

¿Cómo surge el manglar?

Tal y como lo dijimos arriba… como puntas de lanza. Son algunas de las primeras plantas colonizadoras de las costas, sus “semillas” en forma de estacas que, al momento de ser arrojadas a la arena por la marea, se incrustan en ella. Así, van germinando, proliferando y terminan por cubrir un trecho desértico de playa con sus ramas, su follaje, y luego, todo un universo de flora y fauna.

El manglar es importantísimo bajo un punto de vista tanto ecológico como social, y la reducción de su ecosistema en las costas de Esmeraldas, ha impactado duramente a las comunidades. Muchas familias, por ejemplo, son “concheras”; es decir, sacan conchas del manglar para venderla a través del país. Sin el manglar, una milenaria tradición y fuente de sustento desaparecería, al igual que uno de los platos más emblemáticos del país: el ceviche de concha.

Como si reducir el hábitat de la concha no fuera poco, los concheros, para subsistir dada la deforestación, son obligados a cosechar (ilegalmente) conchas inmaduras para aumentar la venta. Estas conchas aún no han tenido la oportunidad de reproducirse, por lo que la actividad sostenida de conchar poco a poco va mermando generaciones tras generaciones de la especie, lo que podría terminar por exterminarla por completo. Por ello se ha creado una veda indefinida que pide a los concheros no cazar conchas que midan menos de 4,5 centímetros en diámetro.

Con la reducción de manglares, también desaparecen muchos peces, y dado que los peces, que llegan al manglar para alimentarse, tienen cada vez menos manglar para hacerlo, los pescadores son ahora obligados a ir cada vez más lejos para pescar, lo cual es peligroso y más caro para ellos.

Los manglares ya son mucho menos extensos de lo que eran antes. Y su paulatina desaparición es también un problema frente a los efectos del cambio climático, ya palpables por todo el mundo, pues también sirven para proteger zonas costeras ofreciendo amortiguamiento y contención de la marea y el oleaje.

Con esto dicho, cada vez que visitamos un manglar, estamos ayudando a las comunidades concheras, a las tradiciones ecuatorianas, a nuestra costa y sus habitantes y, de alguna forma u otra, al mundo. Eso es algo a tener en cuenta cuando planeas tu visita, porque los paseos en bote, en sí, son mágicos. A medida que te internas en estas pequeñas “Venecias” naturales, entras y sales de distintos brazos de agua, encontrándote con hermosas garzas, crustáceos y otras especies…

Dónde ir

Los paseos en manglar son, en especial, una de las fuentes turísticas más importantes para las comunidades costeras. Esmeraldas aún posee zonas mangleras importantes, incluyendo Piangapí, una pequeña comunidad ecoturística y reserva de manglar ubicada en plena ciudad de Esmeraldas (la única debidamente protegida dentro de los límites urbanos de una ciudad en Ecuador). La ciudad de Esmeraldas está a media hora de Green 9.

Quizás los manglares más conocidos (a menos de 1 hora de Green 9) son los de Muisne, en dirección a Mompiche. Aquí puedes visitar la comunidad de Bellavista para que los locales te muestren su entorno, donde puedes organizar que te cocinen una deliciosa comida marinera en el pueblo. Por otro lado, está también isla Bonita, un paseo que puedes alquilar en plena entrada del pueblo de Muisne, donde también se visitan manglares antes de llegar a la isla.

Más al sur, en la zona de Bolívar, Portete y Chamanga, aunque un poco más lejos, están también manglares extensos y la visita a la hermosa y desértica isla Júpiter, un trecho silencioso de palmeras que vale la pena conocer.

Finalmente, y quizás la visita de manglar más imponente de nuestro planeta, está Majagual. A unas 2 horas de Green 9 al norte, pasando el balneario de Las Peñas, esta hermosa reserva es hogar de los manglares más altos del mundo, ¡algunos midiendo más de cincuenta metros!