Vacaciones en la playa: Ahorra en Esmeraldas y evita hoteles baratos

Vacaciones en la playa: Ahorra en Esmeraldas y evita hoteles baratos 1024 576 Ñan - La revista de viajes del Ecuador

Todo se trata de poner atención a los detalles, de tomarse el tiempo para investigar y de aplicar algunos trucos para “alargar” el presupuesto. Presta atención a estos cinco consejos para que tus vacaciones cumplan con tus expectativas y no te dejen endeudado.

1. Plantea un presupuesto máximo

El dinero se acaba. Eso lo sabemos, pero no es un impedimento. Todo se trata de saber cuáles son tus límites, gastar de acuerdo a tus ingresos y ¡disfrutar!

Si empiezas por poner tus cuentas en orden y saber cuánto puedes destinar a las vacaciones, todo será más fácil. De esa manera puedes distribuir el presupuesto de tu estadía en la playa de tres formas: alojamiento, alimentación y transporte.

Lo más importante es investigar a profundidad tus opciones de alojamiento; asegurarte de que el hotel o departamento que elijas cumpla con tus necesidades y las de tu familia a un precio que esté a tu alcance. A lo mejor encuentras hoteles en Atacames frente al mar y económicos, pero ¿estás seguro  quieres estar en medio de la fiesta todas tus vacaciones? Fíjate en esos detalles.

El transporte es un tema más flexible. Desde Quito, por ejemplo, llegar a las playas en Esmeraldas solamente toma cinco horas. Puedes venir en tu auto, alquilar una van, llegar en bus o, incluso, en avión hasta el aeropuerto de Tachina.

La alimentación es una gran oportunidad para ahorrar en tus vacaciones, pero no por eso dejas de disfrutar o debes comer mal. En Green 9, puedes evitar gastar en restaurantes, pues nuestros departamentos cuentan cocina. Así, gastas lo mismo que en la ciudad, pero frente al mar y con productos frescos.

2. Planifica con tiempo

No esperes a que tus hijos salgan de clases para pensar a qué playa quieres llevarlos en verano. Entre más tarde lo hagas, menos opciones encontrarás y los precios se van a encarecer. Para tener una referencia, se recomiendan al menos ocho semanas de anticipación para reservar hoteles y transporte, y así obtener el mejor precio.

Piénsalo a la manera estadounidense: el tiempo es dinero. Entre más tiempo dediques a la planificación de las vacaciones, más dinero vas a ahorrar. Las decisiones de último momento generalmente son las más caras, ya que quedan pocos espacios en los hoteles y las mejores habitaciones ya han sido reservadas.

Planificar con antelación también te permite obtener las mejores promociones. Así, es importante que te fijes una fecha límite para tener listos los detalles más importantes de tus vacaciones. Si, por ejemplo, quieres ir en agosto, intenta reservar el hotel hasta principios de julio.

3. Investiga el alojamiento

Dicen que lo barato sale caro. ¡Y todos hemos pasado por ello! Existen muchos alojamientos que, supuestamente, te ofrecen la mejor ubicación y el mejor precio. Pero cuidado, asegúrate que eso sea verdad; simplemente viendo su página web, redes sociales y los análisis de huéspedes que hayan estado ahí antes que tú.

Por ejemplo, si buscas  en Google “hoteles en Atacames frente al mar económicos”, tendrás miles de opciones baratas. Pero esto no quiere decir que los vayas a disfrutar, pues muchas veces a cambio de un precio bajo, ofrecen una habitación muy ruidosa, sin agua caliente y antihigiénicas.

No se trata de escoger el hotel más barato, pero sí el que te ofrezca un precio justo. Recuerda que se trata de ahorrar, pero no de sufrir. Las vacaciones están hechas para disfrutarlas y aprovechar cada centavo de tu trabajo y esfuerzo.

4. Ahorra en comida

Lo dijimos antes: la comida es sinónimo de ahorro. Y eso no significa que se deba comer feo. La clave está en conseguir alimentos locales y prepararlos uno mismo. En el complejo de Casa Blanca, en la playa de Same, existe un mercado de mariscos al que puedes ir caminando y conseguir pescado fresco. También hay un supermercado con todo lo que necesitas para preparar los mejor platillos.

La ventaja de tener cocina en tu alojamiento es que tú decides cuándo gastar más y cuándo ahorrar. Si por la noche quieren una cena especial, en Green 9 estás cerca de buenos restaurantes. Y si por la mañana quieres ahorrar, puedes preparar desayunos fáciles con ingredientes traídos de la ciudad.

Recuerda empacar una hielera, así no comprarás cerveza fría en las tiendas (suelen ser más costosas), sino que las tendrás siempre listas contigo. También puedes llevar comida a la playa, como sánduches o snacks.

5. Comparte gastos

Considera viajar con amigos, así pueden reconectarse sin presiones y fuera de los horarios de la ciudad. Además, ¡comparten gastos! Es un buen negocio para todos. Desde el alojamiento, hasta las comidas y el transporte resultan más económicos para todos los bolsillos.

Al compartir gastos, pueden disfrutar de actividades más costosas, pero que a cada uno le cuesta menos. Por ejemplo, en lugar de optar por hoteles en Atacames frente al mar económicos, pueden disfrutar de un hotel en Same sin ruido, seguro y con piscina.

Hasta cocinar en casa resulta más sencillo. Todo se trata de turnarse, así todos descansan, ahorran y disfrutan. Cuando el viaje es de amigos, pueden entretenerse con una buena partida de ajedrez, cartas o cualquier juego de mesa. Jugar al tenis, fútbol y voley. Si tienen hijos, hasta los chicos se divierten más y todos gastan menos.

Esas vacaciones en la playa son posibles. Ahora sabes que todo está la planificación. ¡Qué disfrutes!

Ñan - La revista de viajes del Ecuador

Ñan es una revista producida por viajeros apasionados para viajeros apasionados: ecuatorianos, residentes de otros países viviendo en el Ecuador y visitantes. ¡Dónde haya un camino, ahí estará la Ñan!

All stories by:Ñan - La revista de viajes del Ecuador

Leave a Reply

GUÍA GASTRONÓMICA

¡Recetas de auténtica
comida Esmeraldeña!

Incluye Receta del Ceviche de Concha.
¡ QUIERO LA GUÍA GRATUITA !
close-link